La cita

"No hay nada limpio, nada saludable, nada prometedor en esta época de prodigios; nada, excepto seguir contando lo que pasa" (Henry Miller)

"De la esclavitud más espantosa, salió la música más libre"


"El lenguaje nos protege porque también sirve para canalizar el miedo y el peligro; de alguna manera, nos tranquiliza" (Alfredo Costa Monteiro)







domingo, 16 de noviembre de 2014

14 de Noviembre de 2014

El último programa de Tráfico de Tarareos comienza con una canción muy especial para mí, "Regresaré a la casa", de Jose Antonio Labordeta. Es el recuerdo emocionado a mi padre, fallecido hace poco más de un año, y el recuerdo, triste y a la vez esperanzador de un futuro que ahora empieza.
Hoy paladeamos las músicas de dos amigos que se reencuentran, años después, y que han grabado un precioso disco, De un tiempo a esta parte. Ellos son Begoña Olavide y Javier Bergia. Han musicado poemas de poetas españoles, desde Gonzalo de Berceo ("Romería") hasta Miguel Hernández ("Por tu puerta") Incluyen también textos propios, "Una de lluvia en do menor", de Bergia, y de Olavide, "Cocinando" También sorpresas en forma de un arreglo sobre una conocida canción tradicional infantil, "Siete vidas tiene un gato". Hay destacadas colaboraciones, como la de Javier Paxariño, Luis Delgado y la menos conocida, pero muy apreciada en este programa, la violinista Milena Fuentes.
Aprovechamos la aparición de este disco para recuperar dos grabaciones donde nuestros protagonistas participaron, comenzando con un disco de 1995 de Calamus, un quinteto que continuaba la línea de investigación sobre la música antigua española iniciada unas décadas antes por Atrium Musicae. En este quinteto estaban dos de los hermanos Paniagua, Eduardo y Carlos, las hermanas Olavide, Rosa y Begoña y el anteriormente mentado Luis Delgado. Este disco que hoy proponemos, Medieval women's songs se divide en dos partes, música arábigo-andaluza de los siglos XIII y XIV (Nuba rasd ed dhil) y las Cantigas de Amigo de Martin Códax, del siglo XIII.
La última parte de nuestro espacio es para un disco en solitario de Javier Bergia, 25 años, del año 2000, donde celebra su cuarto de siglo en la música y que está dedicado a la memoria de su padre. Un disco intimista, evocador, repleto de añoranzas y recuerdos, pero donde también da rienda suelta al esplendor de sus poemas de amor a ritmo de cha cha cha, en "Caramelo", donde canta un casi desparecido Alberto Pérez.
Sirva este programa de hoy como reconocimiento a una generación de músicos que llevan varias décadas derrochado creatividad e imaginación no lo suficientemente reconocidas.
Por nuestra parte, ha sido, como siempre, un placer compartir estas músicas.

Fernando Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario