La cita

"No hay nada limpio, nada saludable, nada prometedor en esta época de prodigios; nada, excepto seguir contando lo que pasa" (Henry Miller)

"De la esclavitud más espantosa, salió la música más libre"


"El lenguaje nos protege porque también sirve para canalizar el miedo y el peligro; de alguna manera, nos tranquiliza" (Alfredo Costa Monteiro)







sábado, 7 de noviembre de 2015

Celebrando la música: campesina, soplada y percutida

Por varios motivos, hoy es un día que celebramos la música desde distintos ángulos. El primero de ellos, por el premio concedido a Jorge Pardo, el Nacional de Músicas Actuales, por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. Este galardón se suma al Premio al Mejor Músico Europeo concedido por la Academia de Jazz de Francia. Para sumarnos al homenaje, hemos seleccionado un tema de 1993 en el que toca el saxo soprano, y que aparecía en la recopilación Jazzpaña.
Azarbe lleva quince años investigando y actualizando la música tradicional de Murcia. Y 15 años de folk es precisamente el título de su último disco, en el que, con una formación totalmente renovada, recrean algunos de sus mejores temas, tanto composiciones propias como arreglos sobre malagueñas, seguidillas y folías, algunos de los estilos de la música campesina y de las cuadrillas murcianas.
El grupo nace en 1999 y graba su primer disco, Acuarela de mi tierra. En 2004 aparece Cuerdeando, producido por Eliseo Parra. Tres años después, De la Huerta al Noroeste, grabación hecha ex profeso para la revista Interfolk. En 2009 se estrena el directo Folk & flamenco, con la colaboración de Curro Piñana, ganador de la Lámpara Minera. Y en 2012, su último disco, Reflejos de tradición. Completa su discografía Murcia por Navidad, del mismo año, un concierto de villancicos y aguilandos.
La segunda parte del programa es un homenaje a toda una generación de músicos que nos dejaron magníficas grabaciones durante la década de los noventa, en un momento de esplendor para la música popular. Imaginación, derroche de creatividad y calidad musical a raudales era su denominador común.
Hemos comenzado esta selección con un disco en el que participaba Jorge Pardo, Vida en catedrales, de Tomás San Miguel y en el que también colaboraba Javier Paxariño. Piano y saxo y flauta eran los instrumentos utilizados, suficientes para elaborar una grabación plena de sensibilidad. El disco se grabó en varias iglesias entre 1990 y 1993. Los temas que suenan se grabaron en la Iglesia del Hospital de Santiago, en Ubeda (Jaén)
Un año después, en 1994, Tomás San Miguel grabó un disco de composiciones propias con la txalaparta como instrumento protagonista, renovando radicalmente su sonido. Su título era Lezao y representaba la fusión de los ritmos ancestrales euskaldunes con la vanguardia musical. En él tocaban músicos como Kepa Junkera, el mismo Javier Paxariño, Andreas Prittwitz, el albokari Ibon Koterón y sobre todo el dúo Gerla Beti, txalapartaris.
"Dos tablones aislados del suelo y colocados horizontalmente. De estos surge un canto compuesto de dos voces, un canto descompuesto dominado por un contracanto. Una mano canta la txalaparta, mientras la otra trabaja para la libertad" Estas son palabras de Jorge Oteiza y estaban contenidas en el disco de Joxan Goikoetxea y Juan Mari Beltrán titulado Egurraren orpotik dator, también de 1993, y con la txalaparta nuevamente en el centro de sus composiciones. En este disco colaboraba Suso Saiz y la embriagadora voz de Amaia Zubiria. Los dos músicos vascos nos ofrecieron magníficos discos en dúo renovando de manera magistral la música popular vasca. Del primero de ellos, Joxan, nada se sabe, por desdicha, musicalmente.
Todos estos músicos siguen trabajando en diversos proyectos, pero la magia de aquellos años de esplendor musical es difícilmente repetible.
Ha sido un placer celebrar con ellos esta hora de música para la libertad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario