La cita

"No hay nada limpio, nada saludable, nada prometedor en esta época de prodigios; nada, excepto seguir contando lo que pasa" (Henry Miller)

"De la esclavitud más espantosa, salió la música más libre"


"El lenguaje nos protege porque también sirve para canalizar el miedo y el peligro; de alguna manera, nos tranquiliza" (Alfredo Costa Monteiro)







sábado, 12 de noviembre de 2016

Africa on my mind: Seydu y Nubenegra

"Un africano por la Gran Vía" es una de las canciones que aparecía en el disco de Radio Futura de 1984, La ley del desierto, la Ley del mar. Y suena porque nuestro programa de esta semana está dominado por la música y los músicos, sobre todo los músicos, africanos... Africa on my mind, Africa in our hearts...
Seydu  ha editado recientemente su último disco, Sadaka (Fol Música / 2016) que significa “regalo” en Kno, la lengua que se habla en Sierra Leona, su país de origen, un país que tuvo importancia vital en el tráfico de esclavos durante el siglo XVIII y que aún hoy sigue sufriendo guerras fratricidas como la de los diamantes o más recientemente por la epidemia del ébola. Seydu recoge la tradición de los trovadores fulha y trata de mantener viva la música original de Sierra Leona y Liberia, la llamada Palm Wine Music.
Seydu llegó, como tantos otros inmigrantes, de manera ilegal a las Islas Canarias, pero consiguió hacerse un hueco en la escena de la world music llegando a tocar con Kiko Veneno, Yossou N’Dour, Marian Hassan o Cesaria Evora, entre otros.
Hace unos diez años, regresó a Sierra Leona y fundó la Diamond Child School, una escuela para niños y jóvenes donde se enseña y preserva la música y los bailes tradicionales y también a fabricar instrumentos; a dicha escuela va destinada una parte de los beneficios obtenidos por las ventas de este disco. Cada canción está pensada no solo para bailar y disfrutar, sino sobre todo con el propósito de mejorar la vida de los niños de su país. Es un canto a la esperanza y a la superación para todas las personas que vienen a esta sucia Europa para tratar de mejorar su vida.
Hay colaboraciones destacadas en Sadaka, como la del congolés Lokua Kanza o Mariem Massan, recuperada su voz gracias a los másters que conserva Manuel Domínguez.
Precisamente Manuel está entre los agradecimientos que aparecen en el disco de Seydu. Fundador del sello Nube Negra y anteriormente de Guimbarda, muchos de los músicos africanos que se afincaron en Madrid grabaron en la primera. Por su importancia y el reconocimiento a su labor e imprescindible legado, hemos querido recordar a algunos de ellos a través de Maremágunm Africae, recopilación realizada para la revista Interfolk.

Lo que diferencia a Nube Negra es que presta atención a las músicas de las culturas que de algún modo han tenido una relación con España, como Cuba, Venezuela, Sáhara Occidental, Guinea Ecuatorial, etc., o bien que tienen un trato directo con la cultura española. María Salgado, Uxía, Bidinte, Luis Delgado, Las Hijas del Sol, Mariem Hassan, por quien Manuel Domínguez sintió especial afecto, y muchos otros han editado sus discos en este sello pionero en España en la difusión de las llamadas músicas del mundo, siempre con una exquisita sensibilidad no solo musical, sino también social y política. 
Nubenegra se fundó en 1994, cuando aterrizaba en Madrid la Vieja Trova Santiaguera; dio a conocer la música cubana mucho antes de que lo hiciera Ry Cooder y su Buenavista Social Club. Y después, muchos otros músicos cubanos, como Omara Portuondo y Chucho Valdés. De su disco de 1997 Desafíos, hemos seleccionado dos temas; con uno de ellos, "Danza ñañiga", un blues en toda regla con alma de soul hemos querido despedir este programa, atravesado por la tristeza por el fallecimiento de Leonard Cohen
Una semana más, un inmenso placer.
Fernando Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario